Teroria evolución de las especies de Darwin (Marta Besalú Canals)

by

El origen de las especies, es la obra en que Charles Darwin (18091882) expuso en 1859 su idea de la selección natural como base para la posteriormente denominada teoría de la evolución: por un lado, los organismos se modifican de generación en generación para formar, en una larga escala de tiempo, nuevas especies, pero, por otro, esa misma selección natural garantiza la supervivencia y muerte de los individuos, siendo responsable de la desaparición de las especies y de formas enteras de vida.


Bases de la teoria de la evolución

– La posibilidad de variación es característica de todas las especies de animales y plantas. Darwin suponía que la variación era una de las propiedades innatas de los seres vivos. Hoy sabemos distinguir las variaciones heredadas de las no heredadas. Sólo las primeras, producidas por mutaciones, son importantes en la evolución.

– De cualquier especie nacen más individuos de los que pueden obtener su alimento y sobrevivir. Sin embargo, como el número de individuos de cada especie sigue más o menos constante bajo condiciones naturales, debe deducirse que muere un porcentaje de la descendencia en cada generación. Si la descendencia de una especie prosperara en su totalidad, y sucesivamente se reprodujera, pronto avasallaría cualquiera otra especie sobre la Tierra.

– Como nacen más sujetos de los que pueden sobrevivir, tiene que declararse una lucha por la existencia, una competencia en busca de espacio y alimento. Esta lucha es directa o indirecta, como la de los animales y vegetales para sobrevivir ante condiciones de falta de agua o de bajas temperaturas o a otras condiciones desfavorables del medio ambiente.

– Aquellas variaciones que capacitan mejor a un organismo para sobrevivir en un medio ambiente dado favorecerán a sus poseedores sobre otros organismos menos bien adaptados. Las ideas de la “lucha por la supervivencia” y “supervivencia del más apto” son la esencia de la teoría de la selección natural, de Darwin.

– Los individuos supervivientes originarán la siguiente generación, y de este modo se transmiten variaciones “aventajadas” a la siguiente generación y a la siguiente.

Consecuencia lógica de estas teorías fue la puesta en cuestión de la visión antropocentrista de la naturaleza. Si el hombre no era una creación divina, tal como afirmaban las creencias vigentes hasta el siglo XIX, no había razón para sostener que ocupaba un lugar central en el orden natural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: